sábado, 2 de mayo de 2015

La literatura china



Los monumentos en prosa más antiguos de la literatura china son los ki o «libros canónicos», que contienen la base del saber chino. De entre estos libros, que son cinco, los más interesantes son el Chu-king (Libro de la historia o de los documentos), compilación de discursos y edictos de emperadores y altos dignatarios, desde los siglos xi al vn a. de J.C., y el Che-king (Libro de los cantos), recopilación de canciones amorosas e himnos religiosos de finales del siglo vi a. de J. C., que la tradición atribuye a Confucio.



A la etapa primitiva de esta literatura corresponde la época de los grandes pensadores que informan toda la posterior filosofía china: Confucio o Kung Fu-tzu (551-478 a. de J.C.), cuyos pensamientos fueron recogidos por sus discípulos hacia el año 400 a. de J.C. en los Lun-yu (Coloquios varios), y Lao-tse (570-490 a. de J.C.), de quien se conserva un Tao Teh-king (Libro del camino), en el que se contiene su ideario filosófico y religioso.



La poesía antigua está representada especialmente por el funcionario imperial Ch’u Yuan (343-295? antes de Jesucristo), cuya obra principal es el poema Li-sao (El caído en desgracia), de ciento ochenta y siete versos; otras composiciones breves están contenidas, con las de otros poetas, en Ch'u-tz'u (Elegías de Ch'u), colección poética que se fue ampliando con el tiempo en sucesivas redacciones.



La obra más importante producida durante la dinastía Han (202 a. de J.C.-220 d. de J.C.) es el Shih-chi (Memorias históricas) de Ssu-ma Ch’ien (145 7-90 a. de J.C.), base de la historiografía posterior. A los Han sigue una larga etapa (220-618) de guerras intestinas y trastornos, en la que se suceden distintas dinastías de corta duración. La situación anómala del país se acusa en la literatura, que produce escasas obras de mérito; puede señalarse la colección de textos históricos y políticos de Siao T’ong (501-531) titulada Wen siuan (Cerebros selectos). Se fija en esta época el género poético denominado      ts'u-fuo, simplemente, fu, que es, en realidad, prosa rimada, destinado a tener amplia difusión en el futuro.

La dinastía Tang (618-906) aporta a China una época de estabilidad y prosperidad, en la que se da la etapa de máximo esplendor de la poesía lírica gracias a cuatro grandes escritores: Li Po o Li Tai-pe (701-762), poeta del amor y autor de canciones báquicas, Tu Fu (712-770) y Pe Kiu-i (772-846), en cuya obra late una protesta contra la guerra y la injusticia social, y Han Yu (768-824). jefe de una amplia escuela de poetas líricos.



A los Tang sucede la época llamada de las Cinco Dinastías (907-960), en la cual la producción literaria es escasa y de poca originalidad.



La dinastía Song (960-1279) se caracteriza por la gran actividad en el campo de la filosofía, la historia y la erudición. Deben mencionarse, en este sentido, los ensayos y tratados históricos de Yang-siu (1007-1072) y el      Tse-chi t'ung-kiu (Espejo universal del arte



de gobernar) de Ssu-ma Kuang (1019-1086), en el que se contienen prudentes normas para los príncipes. En la poesía la figura más importante es Su Shih (1036-1101), autor de una colección de tz'u, poemas para ser cantados.



La literatura durante la dinastía Yuan (1260-1368) tiene orientación eminentemente popular y florecen en ella los relatos y, en especial, el teatro. El teatro chino clásico carece de decorados y consta de nueve personajes arquetípicos, que se distinguen por el maquillaje y los colores de sus ropas, los cuales expresan distintas cualidades o defectos.



Bajo la dinastia Ming (1368-1644) la poesía, poco original, repite los esquemas anteriores; por el contrario, el teatro adquiere gran relieve. Pertenece a esta época una de las mejores obras de la dramaturgia china, P'i-p'a chi (Historia de la guitarra), de Kao



Ming (hacia 1400). Sin embargo, el género mas característico del período es la novela, que presenta diversas tendencias: histórica, como yen-i (Novela de los Tres Reinos) o Chuei-hu (Historia de la margen del lago), sobre correrías de bandoleros; fantástica, como el Si-yu-ki (Viaje a Occidente), y realista y de costumbres, como Chin p'ing mei, título que recoge los nombres de las tres protagonistas femeninas, aunque a veces se ha tra   ducido como «Las flores de ciruelo en el vaso de oro», y que es una de las obras maestras de la novela erótica. Debe mencionarse asimismo el chi-kuan (Relatos maravillosos de los tiempos antiguos y nuevos), colección de cuarenta cuentos.


Durante la dinastía Tsing o manchú (1644-1912) languidecen algunos géneros, como la poesía y la erudición histórica y filosófica, mientras que en el teatro se aprecia un auge interesante, promovido por distintos dramas amorosos, de gran refinamiento. Con todo, sigue siendo la narrativa el género mas significativo, que cuenta en esta época con dos obras de singular entidad: las Liao-chai chih-i (Fantasías extrañas en el estudio de Liao) de P u Sung-ling (1715), colección de 431 relatos, terminados en 16/9, aunque no publicados hasta mucho más tarde, especie de historias extraordinarias escritas en un estilo rico en imágenes y alegorías, y el lou (Sueno en el pabellón rojo) de Ts'ao Chan (1719.-1763), larga novela, enigmática y sugestiva, con acertados estudios psicológicos, que el autor dejó incompleta y que terminaron varios continuadores.

La disolución, en 1912, del secular imperio chino y el advenimiento de la República señalan la apertura del país a las influencias occidentales. Se tundan revistas literarias y se divulgan las principales obras de la literatura europea. En este sentido es muy importante la labor de Yen Fu (1853-1921), Lin Shu (1852-1924), Hu Shi (n. 1891), que propugna la elevación del     pohua(idioma popular) a la categoría de lengua artística, y Kuo Mo-yo (n. 1892), poeta, filosofo y traductor de Tolstoi y Goethe.

Entre los prosistas modernos hay que mencionar a Lu Hsin (1881-1936), en quien influyen los novelistas rusos, Pa Chin (n. 1896), humorista en (La familia, 1931), Yu Ta-fu (1896-1945), autor de novelas amorosas de éxito, la señora Ting Ling (n. 1905), de acentos revolucionarios, y Mao Tun (n. 1902), de gran realismo.

La poesía manifiesta dos tendencias: una occidentalizante. representada por Chu Tso-chen (n. 1885) y Sin Chi-mo (1895-1931), y otra tradicionalista, en ía que se hallan Lin Keng (n. 1910) y Ho Chi-tang (n. 1911).

La instauración en China del régimen comunista ha dirigido la literatura hacia la exaltación de la ideología marxista. Entre los escritores el mas destacado. por su importancia política, es Mao Tse-tung (n. 1893). autor de obras históricas, poemas y ensayos sobre el comunismo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada