miércoles, 1 de julio de 2015

La literatura inglesa en el Siglo XVII




Nuestros amigos de ossusacademy.com, una de las mejores academias de inglés en Madrid, nos han preparado este interesante artículo sobre la literatura inglesa del Siglo XVII, vamos al lío:

La poesía del siglo XVII, es decir, de la parte de la centuria comprendida entre el Final del período isabelino y el comienzo del XVIII, está dominada por John Milton (1608-1674). Autor de varios sonetos y odas, Milton debe su fama al mejor poema épico de la literatura inglesa, el Paradise Lost (Paraíso perdí do, 1667). Relata en él, con infinidad de episodios secundarios, el pecado de Adán y Eva en tono por lo común elevado y en ocasiones sublime. Su majestuosidad no estorba que se perciba su íntimo lirismo y su latente humanidad. Como continuación del Paraíso perdido, escribe PaRegained (Paraíso recobrado, 1671), sobre la Redención, de menor aliento poético.

Escritor prolífico y variado, John Dryden (1631-1700) no sobresale en ningún género, como no sea en la sátira, y ello gracias a su facilidad de versificación. Presenta varias obras teatrales y un tratado sobre el arte dramático, de gran interés.

De fondo religioso y moral son las obras de John Bunyan (1628-1688), entre las que se agiganta grim's Progress (Caminar del peregrino), publicada en dos partes (1675 y 1684), narración con personajes alegóricos.

Especial interés tiene, en prosa, el Diary (Diario) de Samuel Pepys (1633-1703), escrito en clave y descifrado y publicado en 1825, en el que se relatan acontecimientos de la vida cotidiana del autor.




El teatro inglés de los últimos años del siglo XVII y primeros del XVIII se halla bajo la influencia de los grandes dramaturgos franceses: Corneille y Racine en la tragedia, y Moliere en la comedia.

Entre los trágicos hay que mencionar a Thomas Otway (1652-1685), autor de Venice Preserved or a Plot Discovered (Venecia salvada o la conjura descubierta, 1682), y a Thomas Southerne (1660-1746), cuya obra más celebrada se denomina The Mourning Bride (La esposa de luto, 1697).


Los comediógrafos más ilustres son William Wycherley (1640-1716), con The Plain Dealer (El hombre de bien, 1674), imitación del Misántropo de Moliére; William Congreve (1670-1729), cuya pieza más conocida se titula The Way of (El camino del mundo, 1700), y Nicholas Rowe (1674-1718), con Fair Penitent (La bella penitente, 1703).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada